RSS Feed

>CRITICA A LAS ONG, PARTICIPA EN UNA.

22 septiembre, 2009 by sergio

>El otro día, apuntándose al carro de las críticas a las ONG (que está muy de moda y siempre da mucho juego, como prueba el aluvión de comentarios), en uno de los blogs asociados a El Mundo se publicó un artículo donde habla de las generalidades de las malas prácticas que se pueden ver en el mundillo de las ONG. No me pude resistir, tras ver una serie de comentarios que mencionaban tópicos «cansinos» a incluir yo el mío, que os transcribo (siempre me enrollo demasiado con estos temas, menos mal que a veces tengo ocasión de darle la brasa con ellos a una serie de disciplinados alumnos como los del curso de verano de Introducción a la cooperación para el Desarrollo que comenzó ayer en la uni de vigo, y donde el viernes a la tarde se tratará el tema de movimientos sociales y ONG).

——————————————————————————————————————————-

No se puede negar que en todo sector hay buenas y malas prácticas. El artículo me parece acertado en general, pero tiene precisamente el peligro de la generalización (aunque el titular con el «algunas» entre paréntesis matice esto). En muchos países se habla de la nueva clase social de «los cooperantes». Pero como ya se dijo, si se quiere asegurar un seguimiento a los proyectos tiene que haber técnicos en terreno y en España que lo hagan (técnicos que, al contrario de lo que se mencionaba en uno de los comentarios, ya los quisieran muchas empresas…,y trabajando por el sueldo que trabajan, me gustaría que me presentaran a un cooperante que se haya hecho rico), y que siempre que es posible son personas del país donde se desarrolla el proyecto, para que las capacidades queden en el país. Me parece muy injusto que se quiera conocer el trayecto de cada euro que se dona y por otro lado se critique a las personas que hacen ese seguimiento cuando ganan sueldos que raramente superan los 1500 euros a pesar de la responsabilidad que conlleva, y yo digo siempre lo mismo a quien critica de esta manera, pues te coges el barco (el avión contamina mucho) y te llevas tu euro al país que quieras y se lo das al primero que pase, a ver si así consigues mejorar el mundo y lavar tu conciencia.

Por otro lado, el tema no tiene nada de original, ya que trata temas que se llevan tiempo comentando. Nadie puede negar que las ONG tienen cierto ascendiente en la sociedad como transmisoras de mensajes (y es lo que deben ser), y lo que persiguen es un objetivo loable (igualdad de oportunidades de desarrollo, protección de derechos humanos, etc.). Pero se sabe poco de ellas, por dos motivos principales:

– muchas veces la manera que tienen de llegar a la sociedad no es la más adecuada (parecen bastante opacas, y cuando cuentan algo lo hacen a veces con mucho bombo y platillo, gastando bastante dinero en autopromoción y con poco margen para la crítica),

– pero otras muchas veces quienes donan ni siquiera se molestan en informarse y preguntar por las ONG. Lo siento mucho por la fundación lealtad, de la que ya he hablado otras veces, pero en estos temas no sirve «la guía michelin de las ONG», hay que acercarse a las que tengas en tu zona, ver cuales son sus objetivos, como trabajan en su día a día para conseguirlos, y también participar en el voluntariado y la gestión de la ONG que en muchas de ellas sí se promueve (donde los «profesionales contratados o liberados» son sólo el apoyo para asegurar la calidad, pero no quienes deciden la misión de la ONG, su estrategia o su forma de trabajar). La coordinadora de ONGD de tu comunidad autónoma es un buen sitio para empezar a informarse.

Por último, y ya es el discurso eterno, las ONG son movimientos sociales, formadas por personas, y son instituciones con distintas sensibilidades e independientes en sus objetivos y modos de acción del resto de instituciones. Aunque manejen dinero público, el hecho de ser NO GUBERNAMENTALES se refiere a esa independencia de acción. Después cada ONG pide las subvenciones que necesite para desarrollar sus actividades, siempre que sean compatibles con la visión, misión y principios que tenga la ONG en cuestión, lo mismo que al aceptar donaciones de tal o cual empresa. Además, muchísimas ONG pasan auditorías iguales que las empresas, lo cual dicho sea de paso creo que sería bastante innecesario para su base social si esta exigiera información a la ONG de sus cuentas y actividades y participara en el día a día de su gestión, lo que ya está ocurriendo en muchas que conozco bien, como Ingeniería Sin Fronteras. Un auditor externo te cobra mínimo 5000 euros al año por 10 días de trabajo, y son los grandes financiadores como AECID (porque son entes externos que no viven el día a día de las asociaciones) los que sí exigen esas auditorías y un control presupuestario que haría palidecer al contable de la empresa que os dé la gana, y también a su jefe de producción…

Lo mejor, participar en las ONG desde dentro, y ser uno mismo el agente de cambio, sin convertir a las ONG en las subcontratas de tu conciencia.


No hay comentarios »

No comments yet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.