RSS Feed

DERECHOS HUMANOS, DESIGUALDAD Y RENTA BÁSICA

16 octubre, 2013 by sergio

Este año el Blog Action Day (¡por primera vez con versión de su web en castellano!) está dedicado a los Derechos Humanos.

En España llevamos varios años con un deterioro en el acceso a los mismos, lo cual ya está teniendo reflejo en muchos de los datos e índices que los miden. Hay quien defiende que ese deterioro podría haber sido mayor (o que en el futuro se mantendría) si no fuera por las “medidas de austeridad” que se han venido aplicando. Otros dicen que han sido precisamente estas medidas las que han llevado al deterioro que, algunos, se empeñan todavía en negar; será que no ha descendido el acceso a servicios básicos, sólo se ha moderado su ascenso… (igual que los salarios en España según el Ministro de Hacienda). Un llamativo informe del Adjunto Primero del Defensor del Pueblo de España presentado en las Jornadas de Trabajo del Comité Europeo de Coordinación de Instituciones Nacionales de Derechos Humanos también se hace eco del deterioro que han sufrido desde 2008.

Lo que sí está claro es que en los últimos años se aprecia claramente un aumento de la desigualdad entre las personas más ricas y más pobres, medida por ejemplo con el conocido como índice de Gini, convirtiendo a España en el país más desigual de la eurozona (¡¡toma Marca España en toa la boca!!). Aquí se pueden ver también los datos de EuroStat (de 2012 aun no salieron los datos, pero creo que podemos adivinar hacia donde van…). La clase media desaparece y las personas más ricas acaparan cada vez más riqueza. Varios informes como este de INTERMON o este de Cáritas indican que cada vez más españoles están bajo el umbral de la pobreza y que en 2025 hasta un tercio de las personas pobres en Europa podrían estar en España si todo sigue así… Esta riqueza que empobrece es el lema de este año para la semana contra la pobreza que se organiza desde todas las coordinadoras de ONG para el Desarrollo (tanto las autonómicas como la estatal) con motivo del Día Contra la Pobreza (17 de octubre).

Extraído del blog de economía El Captor

Un sistema puede buscar el acceso a los derechos humanos de su población a partir de políticas que estimulen el crecimiento macroeconómico, apoyando a la gran banca o (sobre todo) a las grandes empresas multinacionales (Marca España, el aparato diplomático puesto al servicio de las grandes empresas para que exporten, etc.), con el argumento de que son las locomotoras que tirarán para que, a la postre, todo el mundo (mejor dicho, la gente de ese país) mejore su calidad de vida. Se trata de una lógica de competencia entre territorios y especialización en sectores. Pero mientras ese aumento repercute en las personas más vulnerables (y en época de crisis previsiblemente será más complicado que ese momento llegue dada la cantidad de factores que intervienen y, en cualquier caso, ya se está demostrando que, si llega, será bastante tarde, a la vista de los datos de paro e ingreso per cápita), hay sufrimiento, injusticias sociales, separación de familias (aunque hay quien dice que hay que estar orgullosos de que nuestrxs jóvenes vayan a trabajar afuera, que lo hacen por afan aventurero, y otros regalan maletas a los mejores expedientes…) y otros efectos indeseables.

No me convence que que sean los más ricos los que se hagan cada vez más ricos esperando (sin prueba alguna) que luego mejore la calidad de vida del resto. Prefiero el concepto de “tenemos que salir todxs”, me parece más ético y que realmente defiende los derechos humanos de las personas por el hecho de existir (no tomándolos como una suerte de hormiguitas que hay que sacrificar para “salir de la crisis”). Una de las medidas a aplicar es las políticas de redistribución, que se han ido desmantelando con la excusa de la activación económica a las empresas que, en cualquier caso, han dejado de lado a las MIPYMES (verdadero motor de una economía moderna sostenible). Unas políticas económicas que tengan como efecto colateral un incremento galopante de la desigualdad sin que encima pueda garantizar una mejor calidad de vida posterior y un acceso digno a los derechos humanos y los servicios básicos (será para los que queden…, puro darwinismo social) son, simple y llanamente, inmorales. Y todo esto, sin haber hablado de otros derechos fundamentales que se han ido deteriorando en España como el derecho a la participación ciudadana (con un verdadero “robo de los espacios públicos” y una “criminalización de las expresiones ciudadanas) o a la información.

Aprovecho para acabar hablando de un concepto que ya hace tiempo me interesa, la llamada renta básica. Llevo ya varios meses haciendo una serie de “encuestas de bar” a amigxs y conocidxs, contando de forma sencilla de qué va, para conocer su opinión. El argumento en contra más repetido es el de que habría mucha gente aprovechada, pero cuando piensan en sus propias motivaciones y en cómo podrían desarrollarlas sin tener que “convertirlas en dinero” inmediatamente, ese argumento pierde importancia frente al de que sería complicado ponerla en marcha. Pero para ponerlas en marcha ya hay gente y organizaciones con propuestas…


No hay comentarios »

No comments yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *