RSS Feed

Posts Tagged ‘gamificación’

  1. ¿COMO JUEGA USTED?

    diciembre 11, 2017 by sergio

    En un curso de Gamificación y Storytelling que estoy haciendo (de “facer xogar e contar contos“, como yo le llamo cariñosamente), nos pedían que recordáramos los juegos que nos motivaban y que tratáramos de sacar elementos comunes que nos definieran como jugadores. Además nos teníamos que apoyar en un par de tests según sendas clasificaciones sobre tipos de jugador, el de Bartle y el de  Marczewski (os dejo lo que me salió en la imagen). En realidad, creo que a lo largo del tiempo se evoluciona algo en el tipo de jugador que se es, pero hay una esencia que posiblemente permanezca, no sé, ¿qué pensais?

     Cuando era niño me gustaba jugar con otros niños o con mi hermana pequeña, y cualquier cosa servía. Los playmobil o cualquier otro muñequito similar servían para construir escenarios (ciudades medievales con su castillo, combates piratas, ciudades modernas…). Recuerdo bien que me gustaba sobre todo el proceso constructivo y el posterior destructivo, y que jugar en el propio escenario creado era a lo que menos tiempo dedicaba. Con el TENTE he pasado muchas horas (cuando se trataba de alguna figura específica, la hacía la primera vez y nunca más, luego las piezas se deshacían y rehacían en un montón de nuevas figuras). También descubrí los juegos de tablero y de cartas clásicos (damas, dominó, escoba, brisca…) con mi padre y abuelo. Pero no tardé en empezar a jugar a otros juegos que empezaban por esa época del estilo del Imperio Cobra, o La Isla de Fuego, Buen Viaje, Hotel y un juego que me marcó en la preadolescencia, el Heroquest y su primo Cruzada Estelar. En realidad, lo que me encantaba era autofabricar los juegos que más me gustaban y tenían mis amigos, como El Palé u Hotel (como no me gustaba que no hubiera hoteles españoles, hice un nuevo tablero añadiendo el Hostal de los Reyes Católicos y con los edificios de TENTE, por supuesto). Un juego que me acompañó durante todo ese tiempo, y hasta bien pasada la adolescencia, fue el del fútbol-chapa (alguien mencionó las chapas por ahí). Jugaba yo solo al principio, pero luego se organizaron hasta ligas entre toda la pandilla, donde fichábamos jugadores (muy al estilo de la entonces recién inventada Liga As o Marca o de los juegos de ordenador de fútbol tipo PC Fútbol), y hasta tuneábamos las chapas.

    Los deportes de equipo como fútbol o baloncesto siempre han sido un fijo, hasta no hace demasiado, y otros como el ping-pong o el ya mencionado futbolín también han sido muy importantes.

    Un elemento común claro que encuentro en lo anterior es el de “juego inacabado”, donde quedara mucho espacio a la creatividad y al hackeo. El propio proceso del hackeo era lo más divertido, incluso más que el probar el juego creado o hackeado. Los videojuegos me restringían demasiado, aunque si permitían jugar varios a la vez me gustaban (recuerdo las partidas de Gauntlet jugando 4 en un único teclado). Los retos que se me resistían demasiado me acababan cansando (recuerdo con especial rechazo el no haber conseguido acabar ni el Monkey Island (no recuerdo cual) en modo fácil, jejeje).

    Y ya a partir de los 14-15 descubrí los juegos que más me han marcado sin duda, los juegos de rol. Como jugador, permite desarrollar papeles, con lo que se puede interpretar papeles más killers, achievers, socializers o explorers (el juego básico de mazmorras, con guerrero, mago, clérigo y ladrón hacen referencia casi a esos 4 tipos). La interpretación puede ser importante según el jugador, aunque en última instancia los personajes, sobre todo si se llevan durante mucho tiempo, suelen mostrar los rasgos propios del jugador. Pero lo que más me gustó siempre es la creación de escenarios, de historias, y ver como se desarrollaba el juego con las aportaciones de las jugadoras. Empezando con Dragones y Mazmorras, Rolemaster o un genial juego español llamado Mutantes en la Sombra, nunca me apoyé demasiado en aventuras y escenarios precreados, ni siquiera en temáticas (futurista, espada y brujería, distópico, terror, comedia). Por eso, al final he optado por unas reglas genéricas adaptables a cualquier tipo de historia (con sus tuneos correspondientes, nunca pude evitar el tunear las reglas “un poquito”). También se ha escrito sobre tipologías de directores de juego, que se podrían relacionar con los tipos de jugadores, pero eso sería otra historia… (más legalistas, los que priman la interacción social, los que prefieren crear todos sus escenarios y aventuras, los controladores…). Pero si el objetivo es pasárselo bien, el papel del director de juego es clave, e implica el tratar de conocer a los jugadores, sus personajes, y proponer hilos donde todo el mundo se lo pueda pasar bien. El resto, depende de las jugadoras. El juego llevado a arte, no?

    Como el tiempo y la distancia dificulta a veces las partidas (tanto prepararlas como jugarlas), son sustitutos aceptables los juegos de cartas o tablero. Magic, que ya casi es un clásico, pero también muchos otros gracias al boom de los últimos años que han hecho surgir juegos de enorme calidad como el mencionado Catán, o 7 Wonders, Carcassone e incluso algunos cooperativos, estilo que me interesa especialmente desde hace pocos años, como Arkham o Hanabi). Siempre hay tiempo para, de vez en cuando, probar alguno nuevo con los amigos de siempre (y ahora cada vez más con mis hijos…).

    La frase de que “el juego es una excusa para estar con los amigos” de uno de los tests la digo muy a menudo, así que no me sorprendió el perfil socializer que me salió, aunque sí que saliera tan claro (porque en realidad me gusta socializar, pero con “mis colegas”, no tanto con gente que no conozco). Sí me ocurre que en ciertos contextos puede salir una parte competitiva grande que llevo dentro, pero que realmente no me divierte, más bien me da cansancio y, como decía una compañera en el debate, hasta me estresa. El fútbol y baloncesto me vino bien para trabajar eso, al ser deportes de equipo compitiendo con otro equipo (aunque siempre he odiado las típicas pullas de los equipos ganadores a los equipos perdedores), pero el gustillo de ganar está ahí siempre (como también alguien comentaba, aunque se quiera negar :D). Eso sí, me gusta más el tema de superación, ir consiguiendo logros (subir de nivel y cosas así) o si no descubrir nuevos territorios inexplorados y demás. Por esto, pensé que me iba a salir más equilibrado.

    En el test de Marczewski me salió más equilibrado, con un poco de tendencia a philantrophist y free spirit, pero en realidad muy igualado. Con este resultado me identifico más.

    ¿Y vosotros, como jugáis?