RSS Feed

‘Biblioteca’ Category

  1. Tres editoriáis que me gustan

    junio 7, 2017 by sergio

    Das tres me gusta a liña editorial sobre sustentabilidade, economía social, desenvolvemento,… (non tería días no ano para ler todo o que van sacando). Icaria é a máis veterana das tres, unha editorial de corte máis clásico, pero cunha grande calidade nos traballos que publica. Catro Ventos nasceu hai pouco e ten o, para min, interesante distintivo de pretender tocar temas de sustentabilidade en galego (como facemos dende Enxeñería Sen Fronteiras Galicia). A que vexo máis orixinal pola súa filosofía é Traficantes de Sueños, promovendo a cultura libre (que non é sinónimo de gratuita, aínda que ten moitos bos contidos gratis na súa versión dixital).


  2. GOTAS DE FRIKI-FRESCOR: SANDMAN PARA LA REVOLUCIÓN, QUE FALTA HACE

    marzo 25, 2013 by sergio

    Nunca es tarde si la dicha es buena, así me pasa con el clásico del cómic que por fin estoy leyéndome: The Sandman.
    De uso “revolucionario” me han parecido, de momento (voy por el 4º volumen) especialmente dos partes:

    • el enfrentamiento entre The Sandman y el demonio Choronzon, que explican muy bien en este blog y donde la esperanza triunfa… Pero es el final de ese episodio donde, creo yo, se ve el poder real de la esperanza, cuando nadie en el infierno se atreve a detener o dañar al Rey de los Sueños, ya que el poder del infierno reside precisamente en que sus forzosos habitantes sueñan con el cielo…
    • la historia completa de El Sueño de un Millar de Gatos, que me recordó en algunas cosas al mítico Maus, pero la obra de Neil Gaiman me parece mucho más “poética”. Somos muchos gatos, con unos pocos que soñemos otro mundo, sería suficiente… En el cómic no se cuestiona en ningún momento si los gatos pueden soñar lo que quieran, lo que sí se cuestiona es que quieran soñar a la vez ese otro mundo y crean que así lo conseguirán.

    Seguiré contando…


  3. OPCIONES, KOWALSKY

    junio 22, 2012 by sergio

    Eso pide Skypper, jefe de los Pingüinos de Madagascar a su planificador de cabecera. Porque es sano pensar alternativas y tener que decidir entre ellas pero, sobre todo, el tener la posibilidad de plantear esas alternativas y escoger entre ellas, nos hace mucho más humanos.

    Siempre me ha parecido que la diversidad es algo intrínsecamente bueno para todos los sistemas,  no sólo porque hace a esos sistemas mucho más adaptables, sostenibles y resilientes, como diversas ciencias se han encargado de demostrar (por ejemplo la ecología, que bebe mucho de la teoría de sistemas), sino también como algo éticamente deseable, que nos hace a todos más humanos (el confrontar distintas maneras de vivir, de pensar, de interactuar también tiene que ver con esa diversidad, lo que se ha tratado magistralmente en los libros de La Saga de Ender).

    Una manifestación de esa deseable diversidad en el desarrollo humano es precisamente la posibilidad de las personas y grupos humanos de escoger como quieren vivir. La ciudadanía crítica es un enfoque que promueve esto, formando personas que tengan la capacidad de idear el mayor abanico de posibilidades para escoger en cada momento la que les puede ayudar a buscar mejor su felicidad, que “pa eso” estamos aquí, ¿no? A eso es a lo que yo llamo libertad. Pero esa libertad individual debe maximizarse para toda la humanidad respetando además la tendencia a la igualdad de oportunidades. Esta maximización igualitaria la defienden enfoques como la educación para la ciudadanía global o cosmopolita. O sea que lo que se busca es que la mayor parte de las personas puedan tener esa libertad de “crear su abanico y elegir”, y no que poca gente tenga muchísima libertad para hacer eso y mucha gente muy poca, porque eso no sería libertad, al fallar la dimensión global. Esa dimensión global tiene, en mi opinión, una justificación ético-moral y de justicia, basada en los derechos que toda persona tiene por el hecho de ser persona, pero también desde un punto de vista de sostenibilidad sistémica, ya que si la libertad la tienen unos pocos al final, además de injusto, el sistema sería poco sostenible…

    No se puede negar que en las últimas décadas ha habido avances en la calidad de vida de las personas (dada no sólo en términos de cubrir necesidades básicas y no tan básicas, sino también en la ampliación de opciones). Pero esos avances han sido tan desiguales que no se puede hablar de un desarrollo humano ni de verdadera libertad (tanto porque esas diferencias o “brechas de desarrollo” entre países, etnicas, sexos, etc.,  son injustas como porque en demasiadas ocasiones ni siquiera se han producido mejoras o han sido exclusivamente para alguna élite). Además de esa desigualdad estructural que niega a personas y pueblos tanto el escoger entre opciones como la posibilidad de idear las opciones para escoger, me preocupa que en los últimos tiempos en nombre de una falsa libertad, de la que se han apropiado los que se autodenominan liberales, se recorten opciones de desarrollo de las personas. Por ejemplo el desmantelamiento de los sistemas de servicios básicos públicos para la ciudadanía, que cubren derechos humanos reconocidos. En España no hace tanto (cada vez menos) se podía contar con una digna sanidad pública o asistir a dignos colegios y universidades públicas, o beber agua del grifo de tu casa sin que una empresa se estuviera lucrando. Pero si lo preferías (y tenías dinero para pagarlo) podías usar esos servicios del mundo privado (con elementos novedosos que si te gustaban estabas dispuesto a pagar a mayores), hospitales o consultas privadas, escuelas privadas o agua embotellada.

    Lo que me preocupa es que vamos camino de que solo los que tienen dinero parece que van a tener opciones de desarrollo, tanto de hacerse su abanico como de escoger, incluyendo los servicios más básicos (que deberían estar totalmente desvinculados de la capacidad de pago). Y me preocupa porque, a diferencia de esos pseudoliberales (que en realidad defienden la libertad del capital y de los que lo tienen, siendo más las personas herramientas del capital que al revés) yo no creo que el dinero sea el motor que mueve el mundo.

    Así que, permitidme pedir ¡OPCIONES, KOWALSKY!

     

     


  4. Adeus ríos, adeus fontes…

    mayo 17, 2012 by sergio

    Neste día das letras galegas, aquí deixo algo que un día quixo sairme, humilde homenaxe á miña poetisa preferida, Rosalía (sede benévolos nas críticas ;-D)

     

    Óeme ti, límpido ar
    que cando te anoxas es ruxinte vento
    Anóxate pois! e vén levar
    ben lonxe meu penar e meu lamento

    Vellos carballos que sabedes escoitar
    se o ar o meu laio vos confía
    deixade pronto de entre as verdes follas escapar
    a miña grande tristura e agonía

    Mar burlón tamén a ti che pido,
    mentres teus dentes na miña pel remexen,
    custodia a miña rabia e desvarío
    como a botella á mensaxe nas correntes

    Paxaro que do ar e as follas es veciño
    alegre no solpor cantas teu son
    non gardes o meu sufrimento no teu niño
    non paga a pena telo ao teu carón

    Nube, a imaxinación deixarei que che acompañe
    pero hoxe un favor eu necesito
    é sinxelo, só que as túas bágoas limpen e calmen
    a negrura e a dor do meu destino

    Non llo digas, Lúa branca! Non llo comentes
    ao Sol no amencer aínda sendo o confidente,
    todo o que dende o ceo tí albiscaches
    da miña probe ialma inválida e doente

    Ela marchou deixándome baleiro e vacilante
    no meu espírito pronto xurdiu esa amargura
    que só ti, tempo, ti que todo o curas!
    poderás consolar, se es miña amante


  5. TOP BEST SELLERS

    enero 3, 2012 by sergio

    A diferencia destes, non son clásicos, pero o serán… (e se non, polo menos a min me fixeron pasar moi bos ratos!). Aquí van, para empezar o ano lendo:

    1. Saga da Canción de Xeo e Fogo
    2. Chamán, de Noah Gordon (gustoume mesmo máis que O Médico)
    3. Capitán Alatriste (a serie). Fatalismo español no século de ouro a través dun soldado-mercenario, por Arturo Pérez Reverte
    4. Saga dos Fillos da Terra (primeiro libro: O Clan do Oso Cavernario)
    5. Calquera da serie de Mundo Disco, de Terry Pratchett (O Segador é moi bo)
    6. Saga de A Roda do Tempo
    7. Vida e Destino de Valili Grossman (non é clásico porque aínda non tivo tempo).
    8. Los Cinco de Enid Blyton (en representación de las lecturas infantiles).
    9. Crónicas de Belgarath
    10. Gustarán máis ou menos…, pero en Dragonlance hai tamén bo material
    11. O Señor do Tempo, triloxía que me encantou no seu día…
    12. Tuareg, de Alberto Vázquez-Figueroa (e a súa secuela, ou algunha das moitas novelas que ten, entretidas e con certa mensaxe polo menos todas as que eu leín, que non foron poucas…)

     


  6. ¿Característica del ser humano?

    septiembre 28, 2011 by sergio

    De una entrevista que Punset hacía al neurólogo Robert Sapolsky narrada en su libro El viaje a la felicidad extraigo una frase del neurólogo que me llamó mucho la atención:

    La capacidad de conmoverse por hechos que ocurren lejos es característica del ser humano”. Puede ser que se trate de una compensación natural a la capacidad del ser humano de destrozar las vidas de otros congéneres (y entornos) que están muy lejos (y con lejos se refería tanto en el espacio como en el tiempo), pero en cualquier caso creo que es una característica que, sobre todo en tiempos de crisis, preferimos no emplear demasiado. Por eso la cooperación al desarrollo como política pública es un cuento que ni los propios políticos se creen…


  7. Gotas de friki-freskor. Comics y activismo social: ¿los indignados prevalecen?

    agosto 5, 2011 by sergio

    Por si alguien lo dudaba, en uno de sus últimos números, la revista Es Posible, de la ONG Ecología y Desarrollo, se dedica a analizar como este medio ha sido una herramienta para el activismo en muy diversas facetas. Desde Mafalda a Persépolis (que también han pasado al cine), pasando incluso por Toriyama (el de Songoku) con su Sandland (sobre el agua, tema que me interesa especialmente) y una genial sección de “Tebeos para ampliar”, merece mucho la pena tanto para los que les gusta el cómic de cualquier tipo como para los activistas (o cualquiera) que quieran ampliar su cultura. Quizás se me pasó, pero eché en falta una mención al imprescindible V de Vendetta (también en cine con una notable película que sin embargo no puede reflejar toda la fuerza de un cómic que me ha impactado) con su mítica frase “England prevails” (Inglaterra prevalece).

    Actualización noviembre 2012:

    También hay por ahí un cómic genial sobre el conflicto del sahara con menos de 3000 palabras y otro sobre comercio justo en varios idiomas, que me han llamado la atención.


  8. Hacer lo mismo pero no para lo mismo

    julio 19, 2011 by sergio

    Cuando se hace cualquier actividad, por ejemplo en el trabajo con el que uno se gana la vida, creo que se debería ser consciente de la finalidad última del mismo (ya que el trabajo en si puede ser muy similar gestionando una base de datos de clientes de una empresa de productos agrícolas ecológicas que una de clientes de empresas de armas). Si esa finalidad no coincide con nuestros valores, puede ser un problema (y muchas veces es preferible por tanto no cuestionarse esa finalidad o si no poner excusas del tipo “si no lo hiciera yo ya vendría otro que lo hiciera” para tener la conciencia tranquila). En otros casos se es dolorosamente consciente de la finalidad última de lo que se está haciendo (aunque se sea un pequeño eslabón de la cadena), pero por las circunstancias que sea no se puede prescindir de ese trabajo. Eso en mi opinión es esclavitud moral y nadie debería estar obligado a esto (pero ya sabemos que hay muchas cosas en el mundo que dejan mucho que desear).

    Por otro lado están las formas, que también pueden ser motivo de dilemas morales en la persona trabajadora si las cosas no se hacen como uno esperaría (malas condiciones laborales incluso en el caso de muchas instituciones que se supone que luchan por lo contrario, uso de tecnologías perjudiciales para el medioambiente cuando se podrían usar otras más adecuadas o usarlas de otra manera más eficiente, etc.). En este caso depende de la persona y del puesto que ocupe el tratar de o el poder mejorar las cosas desde dentro, lo cual no suele estar tan al alcance en el primer caso (a no ser que se tenga poder al trazar la misión y valores de la institución de que se trate, lo cual puede ser origen de otros dilemas morales).

    Dicho esto, yo defiendo a muerte a los “objetores laborales” y creo que contribuyen en gran medida a que todo sea un poco mejor.

    ACTUALIZACIÓN 25 DE JULIO 2011: justo hoy leía en el libro El viaje a la felicidad de Punset una reflexión a partir del experimento de Seligman donde aconsejaba a sus alumnos que sólo aceptasen trabajos con “una palanca de control, por leve que sea”…

    ACTUALIZACIÓN 26 DE AGOSTO 2011: ¿qué pasa cuando una autoridad buena se vuelve mala? ¿por qué fue posible el régimen nacionalsocialista y sus animaladas? Hubo experimentos sobre la autoridad con resultados muy interesantes, y películas imprescindibles como La Ola. ¡¡No hay que tener miedo de decir basta y asumir responsabilidades!!

     

    Extraída del flirk de rawmon


  9. El espejismo humanitario, 3

    abril 27, 2011 by sergio

    Y los últimos comentarios del libro (ya véis que da para mucho).

    En el ejército nadie opina y unos cuantos deciden, en las ONG todos opinan y nadie decide“. Con esta frase se puede resumir la visión que Raich transmite de la confrontación entre los humanitarios y los militares.
    Sí es cierto que en acciones de emergencia o de ayuda humanitaria parece que incluso las ONG adquieren una estructura más “vertical”, posiblemente más eficiente para este tipo de actuaciones. Pero cuando las acciones se centran más en largo plazo y desarrollo la estructura se va haciendo más horizontal, aunque aquí hay una gran variedad según la ONG de que se trate. Aun así no creo que en las ONG nadie decida (aunque desgraciadamente tampoco todos opinan), por lo menos en las que se dedican más a desarrollo, que son las que conozco algo… De hecho, en terreno, no deberían ser las ONG internacionales quienes decidieran.

    El episodio del avión humanitario medio vacío cargado sólo con…, bueno, mejor no lo cuento. Buf, cuanto despilfarro y postureo! Aun así, el despilfarro y postureo en obras que no se sabe ni para que sirven y cambian 2 ó 3 veces de uso durante la fase de construcción, con el encarecimiento correspondiente, es infinitamente mayor en España que en las misiones de ayuda humanitaria y de cooperación al desarrollo, tanto en términos absolutos como en términos de % de fondos utilizados y eficiencia (si es que en desarrollo podemos medir realmente la eficiencia, pero eso es otra historia). Pero eso no es tan mediático y tampoco interesa demasiado que se sepa…

    Otro tema peliagudo, la competencia entre ONG en terreno, que según cuenta Raich a veces es surrealista, viendo quien encuentra antes el cólera en los excrementos de la población para poder tener más tiempo en los telediarios… Pues seguro que se han dado casos y se seguirán dando, aunque yo no tengo experiencia en emergencias. En desarrollo esto no es tan habitual, más bien se dan casos de indiferencia o pasotismo, y todos los intentos de coordinación real suelen quedarse en reuniones o palabras bonitas (aunque cada vez hay más excepciones, afortunadamente).

    Para la página 271, una terrible (y certera) reflexión: “no todos los muertos son iguales” y posteriormente alerta de la gran concentración de medios de comunicación en unas pocas agencias de noticias.

    La página 280 es una genial descripción de como los grandes medios de comunicación (des)informan sobre las “crisis humanitarias” quitándoles a los conflictos sociales y políticos sus contextos y causas profundas para simplemente “dar pena”… (vamos, lo de los negritos llenos de moscas pero bien explicado).

    En la página 281 habla de la nueva generación de ONG que entre otros valores tienen el ser apolíticas… No creo que sean apolíticas, ninguna ONG puede ser apolítica (ni siquiera siendo neutral se es apolítico). Quizás apartidistas…

    En la página 283 afronta un nuevo caballo de batalla, el de asegurar que, como cualquier otra empresa, las ONG tienen como finalidad última “asegurar su propia supervivencia”. Y las mete a todas en el mismo saco, sean buenas, malas, chapuceras o serias (que hay de todo, igual que hay empresas de todo tipo, personas de todo tipo e incluso administraciones públicas de todo tipo, que no me sirve eso de que “administración pública no hay más que una”). Yo creo que, como herramientas que son (las empresas dentro del sector lucrativo para ganar dinero y las del tercer sector para una multiplicidad de objetivos mucho mayor, y si no me creeis observad como desaparecen empresas absorbidas por otras o se venden justo cuando más dinero valen aunque el comprador las vaya a desmontar porque lo que quiere es librarse de la competencia), las ONGD o las ONG humanitarias que son serias y no chapuceras tienen como finalidad última la que en su misión hayan definido (y si en esa definición ha participado su base social y no es una idea feliz de unos cuantos, para mí aun más transformadora será). Y si en su día a día las ONG no tienen presente esa misión entonces no son serias, son chapuceras y oportunistas. Así que yo no metería a las ONG serias en ese saco, que ya bastante mal hace la opinión pública y los grandes medios al sector “solidario” con esas generalizaciones como para que también gente con tanta experiencia como Jordi Raich contribuya a perpetuar esa mala imagen. Muy distinto es que si uno no ha acabado un trabajo, deba cuidar y mantener a punto la herramienta que está empleando para hacer ese trabajo, pero el hecho de hacer esto con una perspectiva no finalista cambia (o debería cambiar) muchas prácticas y elementos en las estrategias de las ONG.

    La página 307 debería estar enmarcada en todas las oficinas de las ONG de desarrollo. “Por encima de la exigencia de atender a los desdichados está el imperativo de denunciar los abusos y violaciones, de testimoniar sobre las vedaderas causa de la violencia y la miseria. Muchas ONG todavía se echan para atrás a la hora de revelar las injusticias por miedo a perder financiación y poner en peligro la continuidad de los proyectos o a sus empleados”. O “eliminar el mal es más humanitario que hacer el bien“, y muchas más. Genial alegato hacia la búsqueda y denuncia de las causas profundas de la desigualdad.

    En fin, un libro de contrastes, muy enriquecedor, donde hay mucho para el debate, pero su mayor virtud es que se atreve a sacar esos debates de los que no se quiere hablar en el sector, y reflexiones que le vienen a uno cuando ha visto lo que el autor ha visto, como la de “Yo llevaba media vida cruzando fronteras por placer y aquellos miles de desgraciados llevaban otra media haciéndolo contra su voluntad. Habí algo de injusto en ello“. Pues sí, eso es desigualdad…

    ————————————-

    Otros enlaces relacionados:

    El espejismo humanitario, 1
    El espejismo humanitario, 2

     


  10. El espejismo humanitario, 2

    abril 20, 2011 by sergio

    Sigamos con el análisis de este libro, que da para mucho, os lo aseguro. Me ha servido para actualizar gran parte de mis ideas sobre ONG y cooperación (y en muchos casos para reafirmarme en las que ya tenía con nuevos argumentos).

    Entre las páginas 130-132 se comenta ese estado de muchos cooperantes internacionales de estar por encima del bien y el mal fuera de sus países de origen. Estoy de acuerdo con esta visión, y es doblemente preocupante, ya que para bien o para mal uno está allá no sólo representándose a si mismo, sino también a su organización (y “subsidiariamente” a su propio país o región de origen). Si a esto sumamos la presunta “motivación ética” de las acciones de desarrollo, se llega a la conclusión de que hay un agravante en las acciones indignas de los cooperantes, casi en el mismo sentido de los militares, policías o profesores, u otra gente a la que la sociedad tiene encomendados servicios de especial responsabilidad (los dos primeros por poder usar armas, los terceros por tener en sus manos la educación de las nuevas generaciones). De esto ya he hablado alguna vez

    Creo que la crítica de la página 134 sobre las ONG que puentean o directamente ignoran a las autoridades locales y sus lineamientos es a una mala práctica que afortunadamente cada vez se da menos, al menos en centroamérica y sudamérica, ya que es una de las preocupaciones mayores el alinearse con los planes de desarrollo de la zona (¡será por planes de desarrollo!, el problema ahora es casi el contrario…). Y sí, aunque en la página 137 lo critique, la solución a la desigualdad es política, siempre que todos los ciudadanos sean realmente ciudadanos y participen en los asuntos de sus “polis” (y eso incluye “limpiar nuestra propia mierda” y hacer autocrítica).
    Lo de el concepto de ONGG- Organizaciones No Gubernamentales-Gubernamentales porque muchas dependen del dinero público es algo que siempre creará discusión dentro y fuera del sector no lucrativo. Yo soy de la postura de que es el hecho de tener una planificación y lineamientos decididos por la base social y que se lleven a cabo es lo que da el carácter NG a las ONG, no la procedencia del dinero. Si en un momento dado esos lineamientos coinciden con los de la administración pública, perfecto, entonces se puede trabajar conjuntamente. Se trata de un trabajo en red. El problema es cuando se crea dependencia de esas subvenciones y se empieza a tragar con algunas cosas impuestas desde los que manden en ese momento. Hay que saber decir no, y cuanto más próximas a ser un verdadero movimiento social estén las ONG (con voluntariado comprometido y transformador) menos dependencia habrá de subvenciones para continuar el trabajo (aunque sea con menos dinero y con menos personal contratado se siguen pudiendo hacer muchas cosas si de verdad tienes apoyo de base social comprometida, ya sean socios que aportan fondos como militantes, y en mi opinión cuanto más coincidan ambas figuras, mejor).
    En la página 161 se menciona una postura que hace años se ha abierto paso, y es que el propio sistema deja huecos para una falsa “transgresión” o denuncia social, a modo de válvula de escape que en realidad favorece la permanencia del status quo (y que en la saga Matrix se reflejó muy bien). En esto pueden caer los movimientos u organizaciones que no tienen las cosas claras y no hacen autocrítica ni buscan una transformación real de la sociedad a través de potenciar el pensamiento crítico de las personas (al final la parte más importante de la sociedad son las personas…).
    Misiones de identificación humanitarias y militares, un ejemplo de briefing (acogida o introducción) en la página 207 puede hacer pensar que son lo mismo, pero no lo son… De este tema ya hace 4 años que escribí y sigo estando de acuerdo conmigo mismo…
    E aínda falta unha entrega!
    ————
    Otros enlaces relacionados