RSS Feed

Jugando con el lenguaje

29 octubre, 2012 by sergio

Recuerdo que mi abuelo sabía de memoria una poesía que encierra algo muy curioso gramaticalmente. ¿Sabéis qué es? ¡No vale mirar por internet!

Hermosa noche de estío,
   estrellado firmamento,
   blanca luna, tenue viento,
   fresca brisa, manso río…
   En lo alto mucha luz;
   en lo hondo, mucha sombra;
   junto al río, verde alfombra:
   sobre la alfombra una cruz;
   junto a la cruz una bella;
   junto a la bella, un doncel;
   entre las dos manos de él
   una blanca mano de ella.
   Suspiros entrecortados,
   mil sonrisas, mil finuras,
   mil deliciosas locuras,
   y besos muy prolongados.
   -¡Angel mío!- ¡Dulce bien!
   -¡Mi alegría!- ¡Un embeleso!
   Y un beso, sí, y otro beso,
   y otro, y otro, y otro, y cien…
   -¡Mañana al Carpio!- ¡Verdad!
   Y una vez ambos allí,
   yo tuyo, tú mía…-¡Sí!
   ¡Y eterna felicidad!…
   – ¿Y ese hombre?- ¡Nunca suya!
   Mi cariño para ti
   como el tuyo para mí…
   – ¡Siempre tuyo!- ¡Siempre tuya!
   De pronto un ronco ladrido,
   rabioso, potente y fiero.
   – ¡Oh, Dios! ¡Pobre caballero,
   es el perro enfurecido!
   Atento a su propio mal,
   tras la cruz, un noble anciano;
   una pistola en su mano
   y en la otra, agudo puñal.
   – ¡Ah, traidores!- ¡Maldición!
   – ¡Santo Dios!- ¡Piadoso cielo!…
   Dos cuerpos luego en el suelo
   y otro en pie, junto a los dos.
   A la mañana siguiente:
   Guardia civil, el juzgado,
   el populacho indignado
   y en prisión el delincuente…

Y si de jugar con el lenguaje se trata, aprovecho para recomendar este enlace:

De limericks, gruks, snarks y haikús. Breve recorrido en una larga introducción sobre el juego lingüístico y su aventura en la literatura

Se trata de un pireno ingrulosamente fasticoso ;D



No hay comentarios »

No comments yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *