RSS Feed

>CRÓNICAS DE BREIZH, 4.

2 enero, 2010 by sergio

>El cuarto día vimos la costa de granito rosa, desde Perros-Guirec a Trebeurden para luego al atardecer ir por autovía a Brest.

En Plounarch hay una vista de la playa y un castillo en una de las islas que merece mucho la pena. También está por esa zona la Isla Grande, zona vacacional. Lannion tiene también cierto interés, pero ya nos dirigimos a Brest, ya en el Departamenteo de Finistère, para establecer las base para dos noches más (y con gran acierto, porque se puso a llover a cántaros). Llegamos a la tarde y dimos un paseo, pero no nos llamó demasiado la atención, ya que fue una ciudad muy castigada por la guerra mundial, y lo que llama la atención es su base naval y el castillo. Tampoco tiene camping municipal, pero en la carretera saliendo de la ciudad hacia el sur, en Le Relecq-Kerhuon, había uno muy cuco donde nos quedamos esa noche y otra más. Aun hubo tiempo de acercarse a Daoulas a ver su mercado de tarde de “produits du terroir” (deliciosa sidra de la zona, hortalizas, fresas, crépès y licores varios…, incluso cerveza de la zona), y a Plougastel, a ver su calvario (es como los cruceiros gallegos, pero más elaborados, se dice que se hacían cuando una gran peste o problema se cernía sobre una zona para atraer la bondad del cielo, en este caso el mal debía ser muy muy grande, ya que es de los más sobrecargados y elaborados de Francia).

Acantilados de granito rosa

Plounarch
Lannion, con sus escaleras hacia la iglesias de Brelevenez y cruceiro en primer plano

Calvario de Plouegastel

Enlaces relacionados:

Crónicas de Breizh, 1.
Crónicas de Breizh, 2.
Crónicas de Breizh, 3.
Crónicas de Breizh, 4.
Crónicas de Breizh, 5.
Crónicas de Breizh, 6.
Crónicas de Breizh, 7.


No hay comentarios »

No comments yet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *