RSS Feed

>CRÓNICAS DE BREIZH, 2

17 noviembre, 2009 by sergio

>

El segundo día en Bretaña fuimos a Mont Saint Michel, que ya no pertenece estrictamente a Bretaña, pero que sí figura como lugar obligado de visita en todas las rutas turísticas de Bretaña, ya que está en la misma bahía que Saint-Malo (bahía que lleva el nombre de Saint Michel). La estampa al irse acercando impresiona, ya que aunque a lo lejos parece de juguete, ya se es consciente de su inmensidad. Y por dentro…, pues turismo en estado puro, aunque aun así merece la pena (cuidado donde dejais el coche, que con determinadas mareas puede haber zonas del parking que queden cubiertas por las aguas). Nos quedamos con ganas de verlo de noche (también uno se puede alojar dentro, y posiblemente merezca la pena…).

Impresionante
 El brazo de tierra que lo une al continente, un puro parking
 Desde las murallas…
Despidiéndose

La vuelta a Saint-Malo fue por la carreterita de la costa, con casitas primorosamente restauradas y llenas de flores (algo común en Bretaña, al menos en esta época), hasta llegar al pueblecitode pescadores de Cancale a tiempo para comerse unas ostras de las que venden en pleno puerto en unas bandejitas con una rodajita de limón, nada de ir a los restaurantes (menos intermediarios…).


Por la carretera de la costa hacia Cancale…
Y al extremo de la Bahía, perdido en la bruma, el Mont-Saint Michel
En Cancale, las ostras…
…que se podían comer al lado mismo de donde se sacaban

En la costa desde Cancale de vuelta a Saint Malo
A la tarde tuvimos tiempo de acercarnos a Dinard, que dicen que gana de noche, pero nos pareció un lugar de veraneo y casas residenciales bastante “pijo”… Otros lugares de esta zona que no visitamos y tienen buena pinta: Vitré, Fougéres, Comboug, Rennes y algo más adelante la Forêt de Paimport con sus leyendas artúricas.
Vistas a Dinard
 
 Vistas a Saint Malo
Enlaces relacionados:

Crónicas de Breizh, 1.
Crónicas de Breizh, 2.
Crónicas de Breizh, 3.
Crónicas de Breizh, 4.
Crónicas de Breizh, 5.
Crónicas de Breizh, 6.
Crónicas de Breizh, 7.


No hay comentarios »

No comments yet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *