RSS Feed
  1. ¿Invadirán los “arcolitos” el interior de Lugo?

    febrero 18, 2017 by sergio

    Un artículo que está dando que hablar en el mundillo forestal. Lo firma Manuel Marey, profesor en la EPS de Lugo, Doctor Ingeniero de Montes y propietario agro-forestal (y con quién compartí muchos buenos momentos en el LaboraTe de la Universidad de Santiago, parece que hace ya una eternidad…).  El artículo tiene que ver con la polémica respecto a la prohibición de plantar eucaliptos resistentes al frío (el más plantado en Galicia no aguanta a partir de cierta altitud, por eso aun no había invadido el interior gallego, pero con nuevas especies se puede superar esta barrera climática). Aquí algo más de info sobre el frente lucense contra la prohibición de eucalipto.

    Manolo se posiciona claramente, para bien o para mal no puede separar su formación académica de su realidad de propietario agroforestal. Yo, que hace tiempo que veo el mundo forestal gallego “desde la barrera” (y con más preocupación que cuando estaba algo más dentro, investigando sobre gestión de montes vecinales en man común), no puedo dejar de hacer una pequeña reflexión.

    En realidad creo que Manolo tiene razón en que no se ha controlado para nada la eucaliptización brutal en otras zonas de Galicia, ignorando incluso leyes y ordenanzas. Lo de la costa (y no tan costa, solo hay que ver los alrededores de Santiago) es desolador. Hace años que todo el pino que se corta se sustituye por eucalipto. Poniéndome en el lugar de un propietario forestal (como es él) e incluso de “gestor público local”, vería injusto impedir en el interior de Lugo lo que han hecho la vista gorda en otros lugares. Pero quizás sea una posición demasiado simplista como ingeniero de montes, ya que me parece más un caso de NIMBY y me falta profundidad sobre todo a la hora de proponer alternativas por ejemplo al control de monocultivo, aunque claro, no es ese el problema en el interior de Lugo (y a lo mejor no hubo tiempo y espacio en la entrevista para entrar en estos temas, probablemente se busca más la carnaza que las propuestas más complejas, que es lo que tocaría en este tema). Desgraciadamente, a corto plazo y para zonas cada vez más envejecidas, el eucalipto sigue siendo apetecible. Esto creo que es en gran parte también porque lo meten por los ojos a las personas propietarias, pero también porque a corto plazo realmente compensa a quienes tienen tierras y ya lo han interiorizado como parte de sus prácticas productivas e incluso culturales… Al final el problema de monocultivo que genera toda esta coyuntura (problema que también él pone de manifiesto), es en gran medida causado por el abandono de la administración actual a la hora de pensar y promover integralmente una visión de Galicia con un mundo rural vivo, que se piense en modelos alternativos y variados (y luego difundirlos y poner pasta para que avancen, las apuestas por un modelo, igual que las otras, si non llevan pasta detrás son brindis al sol). Lo que produce mucho a corto plazo siempre es muy visible y cala más rápido (ni siquiera necesita de promoción pública, basta que te visite el comercial de ENCE o de Monsanto); para luchar contra eso hay que apostar muy fuerte en investigación y promoción de alternativas porque, si se deja operar solo, se impondrá el cortoplacismo Y al sector forestal en Galicia se le ha dejado solo (lo único que había era ENCE y parece que seguirá, así que…). Luego claro, vienen plagas y demás, los sistemas muy homogéneos son demasiado frágiles y al final lo cortoplacista sale caro. Solo espero a ver cuando dejarán de ponerse parches como prohibiciones como esta (que no están mal si van acompañadas de otras medidas para no dejar tirada a la gente en el rural, pero si no se les condena y además se crean desequilibrios injustos en el territorio), o fumigaciones masivas a los eucaliptos…

    Entretanto, solo nos queda bailar

     


  2. Ciudades de peatones felices

    enero 8, 2017 by sergio

    Últimamente vuelve a hablarse de modelo urbanístico, aunque solo sea por culpa de la contaminación de Madrid y las medidas-parche que se están viendo obligadas a implementar. Hay críticas desde todos los lados (me llamó la atención la de quienes que defienden mayor liberalización en el modelo urbanístico) pero, parece claro que hay cierta tendencia, por lo menos en Europa, a ir restringiendo la presencia de vehículos privados en el centro de la ciudad.

    Se ha escrito mucho sobre esa moda que empezó en “los países desarrollados” de construir ciudades para los vehículos, iniciada ya antes de los años sesenta del siglo XX. Sobre el problema de modelo urbanístico de las ciudades y los valores que refleja de la sociedad que vive en ellas, Arturo Soria y Puig escribió hace más de 15 años un  esclarecedor artículo, del que me quedo con la genial metáfora de las reservas de nativos norteamericanos:

    En los años sesenta se consideró de pronto que la única con-
    tinuidad importante era la del tráfico rodado. Es más, se lle-
    gó a pensar que el movimiento peatonal era discontinuo y se
    inventaron las zonas peatonales, que son a los viandantes, lo
    que las reservas norteamericanas para los indios: dentro, que
    hagan lo que quieran, pero que no se les ocurra salir a re-
    clamar lo que antes fue suyo. Además, existiendo el coche, ¿a
    quién se le ocurre andar, como no sea para ir del estaciona-
    miento al destino del viaje? Y para tan cortas andanzas, ¿qué
    falta hace una red peatonal?

     

    Eso sí, la pérdida de espacio público para las personas es algo generalizado, y no solo en favor del vehículo privado. Tiene que ver con un modelo que promueve la creciente especialización de la sociedad, y que acaba por convertir la vida (y el hábitat) en una suerte de cadena de montaje donde prima la eficiencia y la productividad (material). En libros como el imprescindible La Ciudad de los Niños (de Francesco Tonucci) se reflexiona más profundamente sobre esto con una perspectiva de bienestar y autonomía de niños y niñas, lo que le da un doble interés (al menos para mí).

    Por eso, en lo que a cada persona respecta y como propuesta de año nuevo, me gustaría acabar proponiendo cousiñas para contribuir a una Ciudad de Peatones Felices:

    • Tratar de dejar el coche en casa en los desplazamientos en la ciudad (si se tarda un poco más no pasa nada, y hasta es muy probable que en realidad no se tarde más si se usa transporte público, bicicleta o el famoso coche de San Fernando…).
    • Presionar a las autoridades para que vayan implementando políticas de promoción de los desplazamientos limpios y la recuperación del espacio público, dentro de un modelo de ciudad para las personas.

     

    Luego hay otras iniciativas más tipo “callejero-streetfighter” (que decía Calle 13) de llevar pegatinas o panfletos contra las ocupaciones de espacios públicos (para coches mal aparcados, zonas urbanas no pensadas para peatones, etc.):


  3. Por qué quién se autodenomina banca ética no debería cobrar servicios bancarios básicos

    diciembre 7, 2016 by sergio

    Estos días el banco Triodos empezará a cobrar un euro al mes por gastos de mantenimiento de las cuentas corrientes. Eso sí, se podrán hacer transferencias gratuitas desde la banca de internet. Su excusa, entre otras, es los bajos tipos de interés que reducen mucho sus ingresos, de forma que tendrán que empezar a cobrar por servicios que antes no cobraban. Nunca he estado en contra de que se cobren servicios bancarios como transferencias (nacionales o internacionales, incluso entre cuentas del mismo banco, por lo menos a partir de un número al mes, como tenían antes), tarjetas de crédito (hace tiempo que pago por ella), etc. Además, si los intereses están tan bajos, también son bajos los que pagan por tener depósitos o cuentas de ahorro (lo cual tampoco me parece mal, incluso a interés cero, ellos me guardan el dinero y lo invierten, aunque saquen no mucha ganancia, pero es “una simbiosis”, sobre todo si tienen unos valores que comparto).

    Pero una verdadera banca ética no debería caer en penalizar los servicios bancarios más básicos, aplicando “tarifas planas” a cualquiera que tenga una simple cuenta corriente. Con la que está cayendo, la estrategia de cobrar 12 euros al año por una cuenta corriente no creo que represente tanto dinero para el banco, pero a personas que igual solo tienen esa cuenta para cobrar su exigua pensión y domiciliar algún recibo (si es que lo pueden pagar), quizás con alguna tarjeta de débito vinculada (por la que pagan, al menos en Triodos), parece hasta inmoral cobrarles ese dinero. Un servicio bancario básico como una cuenta corriente debería estar exento de ese tipo de comisiones. Además, el banco podría aplicar otras estrategias para compensar lo que se dejara de ingresar  y además explicar que no quieren cobrar los servicios más básicos, con lo que probablemente reforzarían su imagen de marca de “banca ética”.

    Muchos servicios bancarios son hoy en día casi un servicio básico, y la banca ética debería tener un mínimo de ellos gratuitos así que, señores y señoras de Triodos, NO COBREN POR LAS CUENTAS CORRIENTES


  4. El papel de las administraciones en el aseguramiento del derecho al agua.El caso de Honduras

    octubre 26, 2016 by sergio

    En los proyectos que llevamos a cabo con Enxeñería Sen Fronteiras en Honduras, no paramos de reflexionar sobre el papel que se debería pedir a las administraciones locales (alcaldías sobre todo), dado también por la propia legislación del país. La parte de “vigilancia” que desde algunos de nuestros socios hondureños piden al estado me parece muy deseable (control de calidad y otros), cosa que no han estado haciendo). Pero en última instancia yo creo que es papel de la administración asegurar temas como por ejemplo las infraestructuras.

    Es importante no hacer recaer sobre la espalda de las comunidades más esfuerzo de aseguramiento del Derecho al Agua de lo debido, ya que se corre el riesgo de puentear administraciones que deberían ser protagonistas en asegurar ese derecho al agua. Sabemos que la debilidad de las Administraciones Públicas en Honduras hace que el aseguramiento del derecho al agua tenga que recaer más de lo que estamos habituados en las comunidades (no hace tanto en Galicia pasaba lo mismo, y aun hay zonas en que pasa, en que las Juntas Vecinales de Agua tienen gran importancia). Esta dejadez de funciones de las Administraciones (ya sea por falta de recursos, de conocimientos, por pereza, por corrupción o una mezcla de ellos) es un problema grave, porque temas como el equilibrio territorial y la solidaridad entre zonas más ricas con más empobrecidas (a través de, por ejemplo, impuestos), casi desaparecen. Por decirlo claramente, las comunidades tendrían que “buscarse la vida”, sin importar su tamaño y el lugar donde estén (claramente en zonas de trópico seco están en una desventaja mucho mayor que en otras zonas). Los impuestos redistribuidos a través de quienes tienen la obligación de asegurar el derecho al agua (estado y municipios), así como la supervisión de la calidad (no para imponer multas, sino por un tema de salud pública), son herramientas clave para esta solidaridad interterritorial.

    Son importantes para activar esto las acciones de apoyo a la movilización de las comunidades para exigir derechos a quienes deben asegurarlos, al mismo nivel (o incluso mayor) que las acciones que implican “fortalecerse para buscarse la vida ya que no podemos contar con la Administración Pública”. La prevalencia de este último enfoque puede ser un parche para ir tirando (o una estrategia “interesada” para reducir el papel de las administraciones en la provisión de servicios básicos, como en algún caso se ha acusado a algunas organizaciones que promueven la gestión comunal del agua). Lo que está claro es que en última instancia no cambiarán las condiciones del país, y probablemente las organizaciones de la sociedad civil con interés en la defensa del Derecho al Agua deban apostar también por incidencia política a más nivel. Un ejemplo de esto en Honduras es la lucha por unas tarifas justas de electricidad a las Juntas de Agua, que no se está logrando (no tienen ninguna exención tarifaria, porque aunque sí se contempla, la burocracia es tal que la mayor parte de las juntas de agua no pueden afrontarla para solicitar esa reducción de tarifa).

    El enfoque que está empezando a ser prioritario para Honduras de “veeduría social” pasa por apostar mucho por la incidencia, por hacer a las personas partícipes de que tienen derechos, a quién deben exigirlos y cómo, así como construir indicadores de transparencia para que las organizaciones de la sociedad civil y las propias administraciones puedan hacer seguimiento. Además probablemente en el caso del agua en Honduras sea necesaria una reestructuración de toda la parte de la administración central que se enfoca al agua de forma que sea entendible (que por su complejidad en ocasiones ni las distintas administraciones saben qué funciones y responsabilidades corresponden a cada ente de gestión del agua).

    dsc_0919


  5. Cultura callejera: apaga la televisión…

    agosto 19, 2016 by sergio

    …, piensa. Una pintada en Santiago de Compostela, en la rúa Doutor Maceira

    DSC_0025


  6. Espazo ocupado en disco duro recén formateado

    agosto 14, 2016 by sergio

    Un disco externo de 1 TB.

    Un formateo recén feito da súa única partición en EXT4 (que windows non poderá ler, ooooooooh, que pena…) co programa gparted.

    Un “imposto revolucionario” de memoria de 30 GB para “non teño nin idea de que”.

    Pero aquí contaban ben como solucionalo e quedar con prácticamente toda a memoria dispoñible.

     


  7. Cultura callejera: nada va a pasar

    agosto 12, 2016 by sergio

    En Santiago de Compostela, al lado do “campo da feira”. ¿Reflejo de lo que se siente a nivel político? Espero que no se cumpla…

    NadaVaAPasar

     


  8. Mis pensamientos nuevomasculinistas

    julio 20, 2016 by sergio

    Esta es una versión adaptado para mis hijos del post “Mis pensamientos feministas” en el blog Cosas que (me) pasan, de molinos
    ————————–
    Para mis hijos

    Sois hombres porque os ha tocado en una carambola genética. Podríais ser mujeres por la misma carambola.

    Del flickr de Joe Ramírez

    Ser hombres no os hace ni mejores ni peores ni especiales. Ser vosotros sí. Unos días os hace mejores, otros peores y otros especiales.

    Podéis casaros o no. Tener pareja o no. Haced lo que queráis. Siempre habrá alguien al que no le parezca bien o que saque conclusiones absolutamente idiotas y desacertadas sobre vuestra elección. Alguien que puede ser hombre o mujer.

    Tendréis parejas, creo que mujeres pero no lo sé seguro (y en realidad no me importa), que os romperán el corazón. Eso no hace malas a todas las mujeres (u hombres).

    No hay juguetes de niños o de niñas. No hay trabajos de mujeres o de hombres. No existen películas, libros, artistas de hombres o de mujeres. Pero vivimos en un mundo donde parece que solo hay una receta para ser hombre y, a veces, intentará haceros creer que sí existen.

    Lo que hace o dice una hombre puede pareceros maravilloso. Lo que hace o dice una mujer puede pareceros una estupidez suprema. Eso no os hace machistas.

    Que os guste jugar al fútbol o mear de pie no os hace machirulos opresores que perpetúan el patriarcado. Que no os guste tampoco os convierte en poco-hombres ni en líderes de las nuevas masculinidades, del feminismo ni del Frente Popular de Judea.

    Valorad las ofensas en su justa medida. Si alguien (hombre o mujer) os mira el culo por la calle y os dice algo ofendeos y defenderos (si queréis…), pero no lo pongáis a la altura de la opresión que sufren ellas en muchos lugares como ser obligadas a llevar burka, la ablación del clítoris, una violación o los asesinatos machistas. El patriarcado existe, y a vosotros os afectará. Pero a ellas, más.

    Un piropo puede ser un halago o un reconocimiento a algo que alguien hace bien. Suele ser bien recibido. Pero a lo mejor a alguien que no conocéis les importa poco vuestra opinión, sobre todo si tiene que ver con su aspecto físico. Y quizás tampoco le guste que le miréis fijamente como si tuvierais un escáner en los ojos. Respeto.

    Ser padre no os hace más hombres, menos hombres, ni mejores personas.

    Ser padre es exactamente igual de valioso, especial e importante que ser madre.

    No ser padre no te hace más libre.

    Tener hijos es tan estupendo como no tenerlos. Y tan malo.

    No tener hijos es tan estupendo como tenerlos. Y tan malo.

    Tened opinión. Cambiadla. No pasa nada.

    Que nada os dé igual. Sentid, cabrearos, reíros, llorad, subid el tobogán, bajadlo.

    El consejo de un hombre puede ser interesante, necesario y valioso. O puede ser una gilipollez ofensiva. El de una mujer también.

    Trabajad para ser independientes y autónomos. La era de los “hombres inútiles” debería acabar con vuestra generación.

    Pelead con los inútiles, da igual si son hombres o mujeres. La tontería está igualmente extendida entre unos y otros.
    Hay mujeres peligrosas. Huid de ellas.
    Hay muchos hombres idiotas sin solución, espero que no seáis de esos. Y hay muchos otros que nunca se han parado a pensar en si las cosas que hacen pueden ser ofensivas y machistas, habrá que intentar que no haga falta llegar al extremo de que tengáis que reflexionar sobre eso pero, si es el caso, sería bueno que escucharais y reflexionarais si alguna mujer os lo recrimina (aunque lo haga de muy malos modos).

    Hay hombres tóxicos y controladores. No lo seáis vosotros. Hay mujeres que también lo son. Puede que funcione todo muy mal si llegáis a ser pareja de hombres o mujeres así. Si tienes que huir, huye, pero siempre respeta.

    Hay muchos hombres machistas e idiotas. Las dos cosas van juntas a veces, como os dije antes. Hay muchos más que no lo son, o que pueden aprender a no serlo. No eres menos hombre si también les enseñas tú a no serlo, o si aprendéis juntos. Igual por ser hombre te hacen más caso que si se lo intentara enseñar una mujer. También hay mujeres machistas, a las que puedes enseñar tú (¡sí, tú, un hombre!) a no serlo. Ser un ejemplo funciona bien en todos los casos.

    Un hombre puede defender y apoyar a las mujeres. Los hombres pueden ser feministas, de hecho deben serlo, aunque a mí no me guste el término feminista sí me gusta lo que quiere representar. Puede que a vosotros os llegue a gustar el término porque estaréis menos contaminados que yo por ese patriarcado que se resiste a ser enterrado.

    No estáis obligados a ser el sostén de la familia, podéis hacer las tareas domésticas porque tenéis manos con pulgar oponible y además no se os caerá el pene por ello (aunque si se os cayera tampoco seríais menos hombres, o por que vuestros soldados corran poco o directamente no corran), tener hijos o no tenerlos (si los tenéis, podéis cuidarlos igual de bien que las mujeres, y también podéis cuidar a otras personas, tampoco se os caerá el pene por ello), vivir solos o con pareja, tener mil parejas (siempre que no estéis engañando o haciendo daño a alguna de esas mil). No olvidéis que, a pesar de todo, sois privilegiados. Hay otros que no tienen esa suerte, porque sucumbirán al monolitismo y falocentrismo de “lo que es de hombres”, del que no siempre es fácil salir (y que en algunos países y culturas está aun más afianzado que en otras), no lo olvidéis. Gastad fuerzas y energías en pelear por ellas y por vuestro derecho a hacer lo que veis justo y os guste “sin dejar de ser hombres”, más que en abrirles la puerta en un edificio, invitarlas siempre (bueno, eso no está mal, pero tampoco lo está que os inviten ellas), o soltar sin pensar piropos que no deseados ni tienen puñetera gracia.

    Vais a hacer tonterías por amor, tonterías alucinantes que no creeríais. Las haréis porque estaréis en el planeta del amor, no porque os hayan hechizado con sus meigallos y os estén manipulando.

    El sexo es bueno. Usadlo con criterio y protección. Disfrutadlo. No es no. Llevad condones siempre.

    Podéis tener amigas mujeres sin que sean vuestra pareja. También si tenéis pareja. Y si vuestras parejas son hombres, también podéis tener amigos hombres.

    Aunque viváis en pareja guardad siempre un espacio para vosotros.

    Si algún día os encontráis diciendo “es que mi pareja no me deja” o “no le va a parecer bien”… replantearos esa relación.

    Hablad el uno con el otro. Y si veis que el otro está haciendo tonterías, hacédselo saber, con cariño y con firmeza. Así es como se cuida la gente (y recordad, podéis cuidar a la gente, no se os caerá el pene por ello).

    Tened cuidado.

    Sois chicos con suerte, disfrutadlo.


  9. Cultura callejera: una de caminos buenos

    julio 13, 2016 by sergio

    “Si te permite perderte, es un buen camino”. En un murete al empezar a bajar las largas escaleras hacia la estación de tren de Vigo Guixar. De las mejores frases callejeras que he visto.
    DSC_0008


  10. Cultura callejera: el que no arriesga no ama

    junio 29, 2016 by sergio

    Ejemplo de cultura callejera en el parque de la Rúa do Olvido en Santiago de Compostela. El detalle del cambio de color y tamaño, como si se sustituyera lo de debajo (y quizás sea realmente una sustitución) de la última palabra me encantó.

    DSC_0007